5 errores comunes emprendiendo mercadeo digital

Pubicado enEnviar un comentario

Reconocer los errores es una importante manera de aprender y de corregirlos

Los errores son una fuente inagotable de aprendizaje, pero no por ello queremos cometerlos como vía expedita al conocimiento.

Sin embargo, en cuestiones de estrategia comercial; si no hay un experto que pueda diseñarla, ejecutarla, guiarla y medirla, los errores son casi inevitables. 

Te mostramos los 5 errores más comunes al momento de comenzar a trazarse una estrategia de mercadeo digital.

  1. Subestimar o despreciar la consultoría.

Necesitamos vender más, es generalmente un comienzo para tomar decisiones asociadas a la estrategia comercial. ¿Pero cómo, cuándo, qué? Son preguntas que nos hacemos a la hora de ese planteamiento. ¿Cuánto? Es una pregunta que generalmente está resaltada en negrillas dentro de la gama.

Es entonces, cuando los más osados en aras de hacer la menor inversión posible o con la intención de afectar de forma insignificante el presupuesto, toman el sartén por el mango y ponen manos a la obra.

No siempre sale mal, no siempre sale bien: todo dependerá del conocimiento que tenga en la materia.

¿QUÉ HACER?

Si no se cuenta en el equipo con un experto en materia de estrategias comerciales y mercadeo digital, una buena decisión será contratar asesoría.

Agencias, consultores, un sinfín de expertos en numerosas disciplinas y tendencias, con experiencias y casos de éxito están en el mercado; ofrecen un portafolio amplísimo de servicios que sin duda podrán satisfacer sus necesidades a la medida de su presupuesto.

La consultoría es una importante estrategia per se.

  1. Creer que es cuestión de magia.

Una vez decididos, una vez empeñados.

Cuando se tomó la decisión y se comenzó a diseñar la estrategia, previo análisis correspondiente, es importante conocer las victorias tempranas y el plan a largo plazo.

Esperar ventas inmediatas o un incremento notorio en las ventas es un error común que se tiene desde el inicio en las estrategias y muchas veces puede definir el rumbo de la misma al despeñadero.

Las ventas, los ingresos, y gananciales no necesariamente se dispararán, incluso en las primeras de cambio solo se verá el gasto de la inversión, pero una buena estrategia de mercadeo digital podrá establecer los objetivos y trazar el roadmap de su cumplimiento para ver el retorno de dicha inversión.

¿QUÉ HACER?

Definir un plan de logros con base a los objetivos trazados. Esto le dará confianza en su estrategia y en su estratega y le permitirá medir la inversión realizada, que evidentemente debemos cuidar.

  1. Estar ajeno a la terminología digital.

Pretender desarrollar una estrategia de mercadeo digital desconociendo los conceptos, técnicas y herramientas es una manera más difícil de comenzarla. Si bien es cierto, recurrimos a un experto en la materia por el desconocimiento que tenemos al respecto; conviene estar atentos, formarnos como empresarios, gerentes, directores de empresas que apuestan a nuevas estrategias de mercadotecnia y se encaminan por lo digital.

La formación es importante, no solo para comprender la estrategia diseñada y el apoyo que brindará a la empresa, sino para poder evaluar el desempeño y medir al equipo. Muchas agencias ofrecen entre sus servicios, talleres de formación o capacitación.

Los empresarios no necesitamos saber TODO, tampoco ser los expertos en mercadeo digital, pero nos vendrá bien entender los términos acuñados para dar valor agregado, muy especialmente a la hora de trazar los objetivos.

¿QUÉ HACER?

Formarse, no necesariamente contratando capacitación. El nivel de información disponible es tan alto que estamos rayando en la infoxicación. Investigar, participar en conversaciones con el equipo de tecnología de su empresa serán buenos avances. Si su agencia (consultor / estratega o afín) le ofrece sesiones de formación, conviene evaluarlas, ayudarán a nutrir su proyecto.

  1. Incredulidad en el mercadeo digital.

Siguiendo la línea de errores expuestos y la superación de cada uno de ellos, aún nos queda comportamiento por analizar.

Contratamos expertos, conocimos que es cuestión de tiempo, los términos no nos quedan ajenos… pero NO CREEMOS. Sabemos y estamos convencidos que será un fracaso, casi hemos autorizado la inversión de recursos para demostrar cuánta razón hemos tenido en la negación a una estrategia de mercadeo digital.

NO CREER es un gran error que va más allá del tecnicismo, de las estrategias, del avance; CREER es una cuestión de entendimiento intrínseco en cada quien para abrir su mente  con visión de futuro.

No mucho que agregar al respecto, lo importante es hacer notar que CONOCER es un camino expedito para CREER en el mercadeo digital y asegura un inicio con buen pie.

¿QUÉ HACER?

Revise casos de éxito que sumado a la formación que ya decidió adquirir, sea por medios propios como autodidacta o con guía autorizada, le será más fácil conocer y entender los casos de éxito.

Mire a sus competidores desde el punto de vista digital, interactúe en las redes sociales, esto le permitirá entender el desempeño de la estrategia y le hará sentir parte de ella.

  1. Desechar la estrategia de mercadeo digital comenzada.

El producto de la suma de los errores anteriores es el fatídico regreso al mercadeo tradicional o el abandono de una campaña. Si bien es cierto el mercadeo es el relacionamiento por excelencia, cualquier tendencia que se use bien analizada, diseñada, planificada, ejecutada y medida, será de provecho; sin embargo, pasar al mercadeo digital (como un cambio de estrategia) requiere esfuerzos importantes que generalmente son notorios al mercado desde el punto de vista… ¡DIGITAL por supuesto!

Pero no creer en el proyecto, esperar resultados mágicos e inmediatos y desconocer el entorno con seguridad conlleva a la decepción y muchas veces al regreso hacia las bases del mercadeo tradicional.

Lo que constituye un error serio ya que más allá de la credibilidad del equipo de trabajo internamente en la empresa, nos estaremos jugando la credibilidad del cliente, de los canales de distribución y todo el entorno digital que nos ha estado mirando.

No se trata de SOLO dejar de aparecer y actualizar las redes sociales, sino de parecer estáticos, no evolutivos y probablemente, desaparecidos.

¿QUÉ HACER?

Volvemos al plan de logros versus objetivos: esto le permitirá tener continuidad en el tiempo y evidenciar los avances planteados.

¿COMENZAMOS?

Adelante, será una tarea fascinante en la que usted como empresario. No se arrepentirá de participar y su empresa sin duda alguna evolucionará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *